que-hacer-si-mi-bebe-no-para-de-llorar-seisdeltres

Qué hacer si mi bebé no para de llorar

La única forma de comunicación de los bebés es a través del llanto. Por medio de esta vía, los recién nacidos expresan sus necesidades más importantes a los padres. Sin embargo, algunas veces, los padres, especialmente los primerizos, no saben cómo distinguir un llanto causado por un problema de salud de uno sin motivo alguno.

¿Cómo saber por qué llora mi bebé?

Con la finalidad de evitar esos momentos de ansiedad y de estrés, es importante que aprendamos a identificar los llantos del bebé que son ocasionados por problemas de salud, por necesidades básicas como la alimentación o dormir, y los que se deben simplemente a situaciones de aburrimiento.

Una forma de saber si se trata de esta última causa, es cuando no desean comer ni dormir. Nuestro pequeño no siempre manifiesta este tipo de necesidades. Los bebés tienen la particularidad de llorar, aunque no sientan ninguna necesidad primordial, es decir, sin ningún motivo aparente, por lo que tendrás que distraerlos con juguetes o peluches.

No obstante, saber por qué llora nuestro bebé nos ayudará a buscar la solución adecuada que pueda evitar que llore y se sienta estresado.

Motivos por los que llora un bebé

Como mencionamos anteriormente, los bebés lloran casi siempre para que atendamos rápidamente sus necesidades, como su alimentación o para ayudarlos a conciliar el sueño. No obstante, existen otros motivos por los que tu bebé puede llorar:

Quieren cambiar de posición

Los bebés a menudo se cansan por dormir o estar en una misma postura por un tiempo prolongado, por lo que seguramente llorará a mitad de la noche para que cambies su posición.

Molestias en su barriguita

Algunos de los alimentos que consumen pueden estar ocasionando flatulencias u otras molestias en el bebé. Evita darles aquellos alimentos que le están causando cólicos. Los bebés se quejan de los cólicos mayormente al finalizar la tarde o durante la noche.

Necesita eructar

No debemos olvidar que después de la lactancia, los recién nacidos necesitan expulsar una gran cantidad de gases. Asegúrate de que eructa tras cada comida para que no le cause dolores entre estas.

Quiere atención o compañía

Aunque nos parezca increíble, los bebés siempre necesitan escuchar la voz de mami. El sonido de su voz es un calmante instantáneo cuando se sienten solos o faltos de atención. Es por ello que debes procurar darle mimos, algunos masajes y arrumacos.

Dependiendo de la personalidad de tu bebé, es posible que alguno de estos sea mucho más efectivo para calmar su estrés y evitar que llore por mucho tiempo, en busca de atención.

Necesita el calor de una manta

El calor que reciben los bebés durante su estancia en el útero materno les hace sentir seguros y reconfortados. Durante sus primeros meses de vida, es importante que continúen recibiendo el calor que tanto necesitan. Puedes lograrlo a través de una manta que presione ligeramente su cuerpecito.

Tiene calor o frio

Es importante que verifiques la temperatura corporal de tu pequeño, con la finalidad de añadir o retirar prendas de ropa que puedan estar perturbando su bienestar. Dependiendo de la temporada o del clima del exterior, elige la ropita que le haga sentir mejor.

Recuerda no ponerle capas de ropa en exceso, ya que podría provocar la aparición de sudamina sobre su piel.

Es importante no perder la calma

Que los bebés lloren sin razón alguna o porque están aburridos es totalmente natural, e incluso, algunos estudios han determinado que los pequeños lloran al menos un par de horas al día, siendo la noche el momento más frecuente.

Por lo tanto, ante esta situación, lo mejor es no sentirnos presa de la ansiedad, pues con algunos consejos y tips muy sencillos, podrás solucionar este problema sin perder la calma. No hace falta más que un poco de ayuda en estos casos para no desesperarnos por no saber qué hacer.

Lo esencial es saber que todo tiene solución y que no es más que un problema temporal, pues una vez hayan transcurrido las primeras seis u ocho semanas de vida, los llantos de tu bebé disminuirán paulatinamente.

Métodos para calmar a tu bebé cuando no deja de llorar

A continuación te damos una lista de trucos y consejos que puedes comenzar a aplicar para calmar el llanto de tu pequeño.

Jugar con peluches y juguetes acorde a su edad

Una de las formas para hacer que tu bebé deje de llorar, es usar determinados juguetes y peluches que le distraigan por un buen tiempo. Algunos de ellos vienen con canciones y juegos incluidos que ayudan a desarrollar su sistema cognitivo.

A la hora de comprar un peluche, no todos son aptos para todas las edades, por lo que te recomendamos que tengas en cuenta la edad de tu bebé, pues cada juguete está diseñado para una etapa concreta con el objetivo de estimular su creatividad e imaginación. Hay peluches hechos a mano con cariño, como el Quasimodo de seisdeltres, que sin duda tu bebé cuando crezca recordará con mucho cariño.

Usar el Ruido blanco

Este método consiste en emplear los sonidos de algunos aparatos domésticos como el ruido de la lavadora, la aspiradora, el extractor de la cocina o secador para aislar a tu bebé de los sonidos exteriores que no le permiten conciliar el sueño cuando quiere dormir.

Las olas del mar, la música clásica y el sonido de los latidos del corazón de la madre también son considerados ruido blanco. Algunas de las cunas modernas vienen con aparatos incluidos que reproducen sonidos de tipo similar para relajar al bebé.

Nuestra recomendación es no usarlo con mucha frecuencia, de manera que tu bebé no se haga dependiente de este para dormir. Además, controla el nivel de volumen y no lo uses por periodos de tiempo prolongados, sólo durante los minutos que le permitan dormir. Su uso excesivo puede repercutir en cierta medida en el desarrollo de sus habilidades.

Usa el método The Hold

Este es un método muy recomendado por los médicos pediatras y consiste en coger y mecer al bebé de una determinada manera que le permite relajarse.

Primero, sujeta su cabecita delicadamente con una de tus manos desde la zona de la barbilla, es decir, desde adelante hacia atrás. Con esta misma mano, intenta cruzar al mismo tiempo sus bracitos delante de su pecho y sostenerlo junto a ellos.

Luego, con la otra mano libre, sujeta el resto de su cuerpo sosteniendo su peso a partir de sus nalgas. Finalmente, comienza a hacer algunos movimientos suaves en su cadera, al mismo tiempo que en la zona que sujeta su trasero. Esta posición tiende a tranquilizar a tu bebé cuando lo balanceas de arriba hacia abajo.

Ponlo tumbado sobre tu antebrazo

Este es otro método eficaz para tranquilizar a tu pequeño. Solo debes acostarlo con su barriguita hacia abajo en tu antebrazo. Tu bebé ocupará toda esta zona, desde donde podrás balancearlo suavemente. Esta postura es ideal para aliviar las molestias causadas por los cólicos.

Coloca ropa con el olor de la madre cerca del bebé

Como bien sabemos, los bebés tienen un sentido del olfato muy bien desarrollado, lo que les permite identificar rápidamente el aroma de su mami y el de otras personas.

Algunas veces, percibir el olor de su madre a través de una camiseta puede hacerle mucho bien y calmar su llanto, especialmente cuando mamá no está junto a él.

No Comments

Post A Comment