que-comer-durante-el-embarazo

Qué comer durante el embarazo

A menudo, las futuras madres comienzan a preocuparse por lo que deben comer durante el embarazo una vez han recibido la gran noticia. Es aquí cuando comenzamos a incluir en nuestra dieta alimentos ricos en minerales, proteínas, ácido fólico y hierro para el desarrollo del pequeño que viene en camino.

¿Qué recomiendan comer los especialistas durante el embarazo?

Comer saludable no solo es adecuado para el buen crecimiento del bebé dentro del útero materno, ya que médicos y especialistas coinciden en que es imprescindible que la madre debe gozar de buena salud. En estos meses su cuerpo lidiará con una gran cantidad de cambios durante los meses de gestación. Cualquier beneficio a nivel de salud en la madre será positivo para el estado del bebé.

En este sentido, para tener un embarazo saludable, es importante que la madre mantenga una alimentación equilibrada y muy nutritiva. Esto implica el consumo equilibrado de proteínas, carbohidratos y grasas, y el consumo de una amplia variedad de verduras y frutas, como veremos a continuación.

¿Hay que comer algo especial antes del embarazo?

Cuando un embarazo es planificado, lo ideal es que la madre comience a preparar su cuerpo para lo que viene. Un buen paso es comenzar por tomar ácido fólico, y otras vitaminas. No obstante, si tu bebé ha sido inesperado, no debes entrar en pánico, pues aún hay tiempo para prepararse y tener un buen embarazo.

¿Qué incluir en la dieta durante el embarazo?

Para que el desarrollo de tu bebé se desenvuelva con éxito durante el embarazo, es vital mantener una alimentación balanceada, pues a través de ella tu bebé recibirá todos los nutrientes que necesita. Recuerda que comer de manera equilibrada no implica comer mayores raciones de las necesarias.

Frutas y vegetales que no debes dejar de lado

Los vegetales y las frutas componen la base de una alimentación sana que todos los niños en crecimiento deberán mantener aunque ya no se encuentren dentro del vientre materno. Así pues, es aconsejable consumir alimentos como zanahorias, aguacate, brócoli, espinaca, hojas de diente de león, espárragos, col, entre otros.

Puedes congelar los vegetales después de comprarlos en el supermercado, para conservar sus propiedades nutricionales, aunque lo ideal e incluso más cómodo es que compres en la frutería de forma regular. Es importante no consumir la fruta en formato zumo a menos que sea natural, ya que tienen azúcares añadidos.

Alimentos ricos en proteínas

No olvides consumir las proteínas saludables de origen animal que incluyen pescado, carne magra, pollo y huevos. Los siguientes alimentos son buenas fuentes de proteínas: quinoa, frijoles, lentejas, legumbres, nueces, semillas y mantequilla de nueces, productos de tofu y soja, entre otros. Algunos expertos aseguran que comer marisco puede disminuir tus niveles de ansiedad en un 53% al momento de dar a luz.

Estos alimentos proporcionan además, una buena fuente de hierro, el cual es un mineral que forma parte de la hemoglobina, y que te permitirá aumentar la producción de glóbulos rojos. Gracias a este aumento, se podrá satisfacer la demanda de hemoglobina que requiere el cuerpo después del tercer mes de embarazo.

De no consumir alimentos ricos en hierro, como las lentejas, cereales, carne magra, salmón, frutos secos, atún, carne de cordero, ostras (se recomienda comerlas cocidas si estás embarazada), legumbres, avena, entre otros, es posible que sufras de anemia, lo que puede llevar a que tu bebé nazca de forma prematura o con bajo peso.

Por otro lado, aunque el hígado es una fuente sumamente rica en hierro, los médicos no recomiendan que las mujeres embarazadas lo consuman, dado que es un alimento también rico en vitamina A, y se sabe que esta es dañina para el bebé.

Consume únicamente las grasas saludables

Expertos aseguran que mientras estés embarazada, debes reducir la ingesta de grasas hasta un 30% de la totalidad de tu dieta. Esto se debe a que, según estudios de investigadores de la Universidad de Illinois, las grasas pueden modificar genéticamente el hígado del bebé, aumentando el riesgo de padecer diabetes.

Cuando la dieta de una mujer embarazada es alta en azúcar, es posible que el hígado del bebé se programe genéticamente para la sobreproducción de glucosa, produciendo de esta manera que el pequeño sufra de alguna enfermedad relacionada a la insulina, como la diabetes.

En este sentido, además de reducir las grasas, es recomendable que consumas aquellas que son beneficiosas para ti y para tu bebé. El aceite de oliva, aceite de cacahuete, aceite de girasol, aceite de sésamo, aceite de canola, aguacate, nueces y semillas, contienen grasas saludables.

No olvides incluir alimentos ricos en fibra natural, zinc y calcio

Algunos de los alimentos que te proporcionarán una buena fuente de fibra de forma natural, son los frijoles, el pan integral, la pasta integral, las legumbres como las lentejas y la avena entre otros.

La fibra hará que tengas una mejor digestión y evitará que sufras de estreñimiento durante el embarazo. Si no lo sabías, a medida que el bebé crece dentro de tu vientre, es posible que la madre padezca de hemorroides como consecuencia del estreñimiento.

Por otra parte, el consumo de alimentos cuya fuente nutricional principal sea el zinc, ayudará a que tu bebé desarrolle de forma satisfactoria varias de sus funciones biológicas, como el metabolismo de algunas proteínas y ácidos.

Así pues, la madre debe comer fuentes de zinc como el pavo, el pollo, jamón, mantequilla de maní, camarones, cangrejos, arroz, pasta, jengibre, cebollas, nueces o pescado entre otros.

Finalmente, no podemos dejar en segundo plano el consumo de calcio, el cual, como sabemos, es necesario para el desarrollo de sus funciones motoras, y para tener unos huesos más fuertes. De tal modo, que se recomienda beber leche de soya enriquecida con calcio, leche, yogur y queso entre otros. Si eres vegana, entonces te aconsejamos consumir col china, brócoli, soja, hojas de mostaza o frijoles, entre otros. Recuerda no abusar del queso, ya que no deja de ser un alimento graso.

¿Añadir suplementos vitamínicos a la dieta?

Antes de buscar algún suplemento pre-natal, lo mejor siempre será consultar con tu médico. A excepción de ácido fólico y el yodo, es posible que no necesites añadir a tu dieta un suplemento nutricional, dado que los alimentos que te hemos indicado siempre serán la mejor fuente natural de nutrientes para ti y para tu bebé.

Así pues, dependiendo de las condiciones específicas de tu embarazo, es posible que tu médico te recete algún suplemento. Cada embarazo tiene ciertas particularidades de las que el médico es conocedor. En base a ellas, pautara una dieta concreta.

Finalmente, la dieta durante el embarazo no es nada del otro mundo, así que tranquila, respira hondo y disfruta de estos nueve meses de aventura.

No Comments

Post A Comment