domir-boca-abajo-al-bebe-es-peligroso

Dejar al bebé dormir boca abajo es peligroso

El bienestar del bebé es lo primero, por eso para que no tenga riesgo de sufrir el conocido síndrome de “muerte súbita”, los especialistas recomiendan dormir a nuestro pequeño “boca arriba” o “sobre su espalda”. Durante sus primeros meses de vida (1 mes a 4 meses) es más propenso a que pueda ahogarse.

¿Por qué nuestro bebé no debe dormir “boca abajo” durante sus primeros meses?

La posición en la que suele dormir nuestro bebé es crucial para mantenerlo sano y con vida durante sus primeros meses, al menos, hasta que cumpla su primer año. Pero, ¿por qué no es recomendable permitir que nuestro lactante pueda dormir “boca abajo”?

Sino lo sabías, durante los primeros meses de un bebé, este no puede equilibrar por sí mismo su temperatura corporal, y además, le resulta imposible sostener de manera firme su cabeza debido a que no cuenta con los músculos lo suficientemente fuertes para hacerlo.

Por estas razones, es que los médicos y especialistas no recomiendan a los padres de bebés de 1 a 4 meses, dejarlos dormir boca abajo.

En este sentido, acostar a tu bebé en esta posición es sumamente peligroso, ya que aumenta la posibilidad de que se asfixie al aplastar su diminuta nariz sobre la colchoneta o que aumente drásticamente su temperatura corporal produciendo una hipotermia, siendo estas dos de las principales causas del síndrome de la muerte súbita.

¿Qué pasa si tu bebé se da la vuelta por sí mismo después de los 10 meses?

Una vez que nuestro bebé está cerca de su primer año de vida, y ha aprendido a desplazarse a través de su cuna mientras duerme, es casi imposible prohibirles que duerman sobre su estómago, ya que esta posición suele ser favorecedora para entrar en calor, y para facilitar su digestión.

En este caso, podemos permitir que nuestro pequeño se acueste de esta forma, y no debemos preocuparnos, dado que después de los 10 meses aproximadamente, los bebés comienzan a levantar su cabeza por sí mismos, y adquieren un mayor control sobre sus músculos, y otras extremidades. Además, pueden regular fácilmente su temperatura corporal.

No obstante, es importante seguir algunas normas de seguridad que te quitarán dolores de cabeza o preocupaciones severas mientras tu bebé duerme tranquilamente en su cuna. Sigue estas recomendaciones al pie de la letra.

¿Cómo reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita al dormir a nuestro bebé?

Existe una serie de precauciones o recomendaciones que harán que tu bebé posea un sueño tranquilo y seguro, especialmente su aún es muy pequeño, o no ha alcanzado su primero año de vida.

Primero que nada, asegúrate de que su colchón sea muy firme, y que posea únicamente una sábana bien ajustada sobre el colchón o colchoneta.

No debes olvidar deshacerte de todos aquellos objetos que puedan asfixiar o sofocar a tu bebé mientras está acostado, como por ejemplo, almohadas, edredones, mantas, cojines, animales de peluche u otros peluches, juguetes, o incluso el protector de la cuna.

Tu bebé debe dormir sobre su espalda o boca arriba, y envuelto en un saco de bebé que mantenga su temperatura equilibrada naturalmente, es decir, que se encuentre entre los 19 o 20° C. Por otro lado, al momento de añadir el protector de la cuna, no dejes ningún espacio o abertura entre este y los pilares de la cuna.

Por último, no permitas que se sobrecaliente la habitación del pequeño lactante, o que lo dejes muy expuesto a las altas temperaturas. Y por sobre todo, no permitas que ninguna persona fume cerca de él.

¿Qué beneficios proporciona dormir a nuestro pequeño sobre su espalda?

Además de reducir el riesgo de muerte súbita, según los resultados de un estudio hecho en el año 2003 en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, los bebés que duermen boca arriba tienen menos infecciones de oído, narices tapadas y con fiebre, que aquellos bebés que suelen dormir en otras posiciones.

Por otro lado, la madre no tiene por qué preocuparse en caso de que su pequeño pueda ahogarse o aspirar su propia flema mientras duerme boca arriba. En este sentido, las probabilidades son casi inexistentes en comparación si duerme en otras posiciones tradicionales.

¿Qué pasa si mi bebé prefiere dormir así?

Desde hace más de 20 años, específicamente desde 1994, se comenzó a propagar la información de que es más recomendable acostar a nuestro bebé boca arriba o sobre su espalda, debido a las causas mencionadas anteriormente, si los dormimos en la posición contraria.

Gracias a esta información demostrada por especialistas estadounidenses, el síndrome de muerte súbita en bebés disminuyó en un 50%, afortunadamente.

No obstante, algunas madres han indicado que prefieren acostar a su bebé boca abajo, ya que tienen el temor de que el infante pueda ahogarse con sus propias regurgitaciones si esta sobre su espalda. Lo que no saben, es que dormirlo boca abajo puede ser mucho más peligroso.

Si tu bebé se siente más cómodo durmiendo boca abajo, es hora de que comiences a acostumbrarlo a dormir boca arriba, por su bienestar. Un bebé puede acostumbrarse a recostarse sobre su espalda y eventualmente se sentirá más cómodo durmiendo de esa manera.

Intenta esto como un primer paso para lograrlo: haz que tu bebé pase más tiempo boca arriba mientras está despierto, y antes de hacerlo dormir su siesta, colócalo boca arriba para que comience a ser parte de su rutina de sueño.

No Comments

Post A Comment