cuanto-duran-las-tomas-de-un-recien-nacido

Cuánto duran las tomas de un recién nacido

Generalmente, las madres primerizas suelen tener dudas con respecto al tiempo que duran las tomas de un recién nacido. Pues bien, lo primero que debes saber, es que no todos los bebés son iguales, esto quiere decir que la cantidad de leche materna y la frecuencia con la que la consuma dependerán de las necesidades de tu bebé.

¿Cuánto come un bebé de un mes o menor a un mes?

Los lactantes recién nacidos comienzan a aprender a alimentarse del pecho de la madre en sus primeros días de vida. Esto significa que las primeras veces tardan un poco más de tiempo en beber del 80% al 90% de la leche que produce la madre, debido a su adaptación.

En este sentido, tu pequeño podría durar tardar 15 o 20 minutos en sus primeras tomas. Con respecto a la frecuencia en la que los recién nacidos se alimentan al día, suelen hacerlo entre unas 8 y 12 veces cada 24 horas.

Según los especialistas, la producción de leche es principalmente una cuestión de oferta y demanda en el período postparto: cuanta más leche tome tu bebé, más leche producirá tu cuerpo, ya que un alto suministro de leche le indica a tu cuerpo que debe producir más.

¿Por qué no debemos preocuparnos por la duración de las tomas de nuestro bebé?

No debes alarmarte si sientes que tu bebé no se sacia nunca, pues el estómago del bebé digiere con mayor facilidad la leche materna que la leche en polvo y no pasará mucho tiempo antes de que vuelva a sentirse hambriento, lo cual es absolutamente natural y normal.

El tiempo que dura tu bebé amamantándose también está relacionado con la capacidad para inyectar la leche en tus pechos, algunas madres presentan mayor lentitud a la hora de que suba la leche hasta el pecho.

Por otro lado, es importante que sepas que mientras más rápidas sean las tomas, más acelerada será tu producción de leche.

Así pues, lo más recomendable es dejar que nuestro bebé se relaje y se alimento a su propio ritmo.

En este caso, si tu bebé consume su leche más de 12 veces al día, no te preocupes, esto es positivo, pues estás estimulando tu producción de leche, lo que significa que estás ayudando a tu bebé a aumentar su peso y estar más fuerte y protegido.

¿Qué provoca que tu bebé tarde más tiempo en tomar la leche?

En sus primeros días de vida, es importante que nuestro bebé entre en contacto con nuestra temperatura corporal, de manera que pueda ir acostumbrándose a esta, mientras se adapta a la toma de su alimento en tus pechos.

Una mala posición entre tú y el bebé podría incrementar la duración de su alimentación, pues al no sostenerlo adecuadamente junto a ti, le dificultarás la absorción de la leche materna. Además, puedes provocarle algunas lesiones en sus delicados pezones como consecuencia del rozamiento.

Más importante que la duración, es la forma empleada para sostener a tu bebé mientras se alimenta, pues una posición adecuada permitirá que tu pequeño pueda comer tranquilamente en menos de 15 minutos.

El pecho no tiene horario en sus primeros meses de vida

Al ser muy pequeño el estómago de tu recién nacido, es posible que no requiera de mucha leche materna durante sus primeros días, sin embargo, es importante que intentes darle el pecho durante sus primeros días a lo largo del día. Las primeras tomas contienen todos los componentes inmunológicos que necesita, como los anticuerpos que lo mantendrán protegido.

Aunque su alimentación no posee un horario determinado, seguramente tu bebé necesitará su alimento al menos unas 8 o más veces al día. Si se presenta el caso en el que tu pequeño está comiendo menos de 6 veces, este es un indicador de que no se encuentra saludable ni lo suficientemente fuerte para pedir su comida.

Te aconsejamos no dejar pasar más de 3 horas para darle el pecho a tu bebé, especialmente durante la noche, aunque no lo pida.

Con el paso del tiempo, la consistencia de la leche de tus pechos saciará mucho más a tu bebé, por lo que comenzarán a incrementarse los tiempos entre una toma y otra. Por lo general, este lapso se puede alargar a unas 4 horas como máximo.

La razón es que la leche comienza a contener muchas más grasas y azúcares que lo saciarán mucho más, pues su estómago también será capaz de recibirla en mayores cantidades.

Por lo tanto, después de su segundo mes, la frecuencia con la que tu bebé se alimenta puede cambiar dependiendo de la hora del día. Algunas sesiones pueden ser largas y otras cortas, y no tiene nada de malo.

Los bebés generalmente toman lo que necesitan en cada alimentación y dejan de comer cuando están llenos. Deben parecer contentos y adormecidos después de alimentarse cuando hayan tenido suficiente leche. Cuando el bebé toma la leche en menos de un minuto, es un indicador de que no tiene mucha hambre y quizás simplemente quiera tu compañía.

¿Cómo saber cuándo tiene hambre mi bebé?

El llanto de tu bebé no siempre es una señal de que está hambriento. Muchas veces se trata de una forma de solicitar tu compañía, o de expresar que está aburrido. Es por ello que te aconsejamos ofrecerle tu pecho antes de que llore, calculando previamente el lapso de tiempo en el que suele pedir su comida.

Sin embargo, algunos de los signos que muestran que tiene hambre son: intenta frotarse contra tus pechos, abre la boca y saca su lengua, se mete sus manitas en la boca, y mueve su cabeza como señal de buscar algo.

¿Cómo saber si mi bebé toma la cantidad adecuada de leche materna?

Principalmente te darás cuenta de que tu bebé toma la cantidad de leche correcta por las veces que cambias sus pañales. No solamente el cambio frecuente de pañales, sino también la apariencia de sus excrementos. Estos serán mucho más numerosos en sus primeras semanas de vida, y poco a poco irán reduciéndose.

Así pues, durante el segundo y el tercer día, un mínimo de 2 a 3 pañales mojados y 2 evacuaciones indican que tu bebé se está amamantando eficazmente y obteniendo la leche que necesita. La apariencia de sus deposiciones será de un color amarillo verdoso.

Por otro lado, 5 o más pañales mojados, con un color amarillo pálido, y al menos 2 evacuaciones se consideran indicativos de una buena ingesta en el cuarto y quinto día.

Para finalizar, después de sus primeras 6 semanas de vida, muchos bebés comienzan a evacuar con menos frecuencia, no obstante, si notas que tu bebé ha aumentado de peso, y ha ido cumpliendo las señales de un buen desarrollo, entonces no hay nada de qué preocuparse.

No Comments

Post A Comment