como-enseñar-a-dormir-a-mi-bebe

Cómo enseñar a dormir a mi bebé

Seguramente has pasado varias noches sin dormir bien al igual que tu pequeño. Si no lo sabías, los bebés de uno a dos meses de vida, no suelen tener un patrón de sueño fijo, razón por la que es necesario conocer algunas estrategias que le enseñarán a tú bebé cómo dormir tranquilamente en su cuna y sin llorar.

Puntos básicos a saber antes de enseñar a tu bebé a dormir solo

Primero que nada, los pequeños concilian el sueño en compañía de los padres, especialmente con la madre, justo después de comer.

Si tu bebé aún necesita dormir a tu lado, es recomendable no dejar de hacerlo hasta que esté preparado, es decir, después de sus dos o tres meses de edad. No obstante, es normal que te sientas agotada y desees un poco de descanso, en este momento es cuando es más necesario comenzar a enseñar a tu bebé a dormir.

¿Cuánto deben dormir los bebés de menos de un mes?

Antes de conocer algunos consejos que te ayudarán a enseñarle a dormir a tu bebé, es preciso conocer la cantidad de horas que duerme un recién nacido, con la finalidad de no forzarlos a dormir cuando no tienen ganas.

Por lo general, los bebés recién nacidos no poseen un horario regular de sueño, dado que al digerir su alimento rápidamente, suelen despertarse cada dos a tres horas para alimentarse.

No obstante, con el tiempo van adquiriendo un patrón regular, durmiendo hasta unas 5 horas sin interrupciones. En total, nuestro pequeño dormirá al menos unas 15 horas a lo largo del día y la noche, despertándose cada 2 o 3 horas para comer.

¿Por qué se despiertan los bebés por la noche?

Existen muchas razones por las que los bebés suelen despertarse por la noche, siendo la más frecuente el tener hambre o querer un poco de cariño maternal. Pero también sucede que una vez se han despertado, no saben cómo retomar el sueño por sí mismos aunque quieran hacerlo.

Frente a esto, si somos padres de un bebé recién nacido, lo ideal es que este duerma la mayor cantidad de tiempo posible, de manera que los padres también tengan tiempo suficiente para descansar, y no atender a nuestros pequeños de mal humor, ya que este es también un gran problema.

Trucos y consejos para enseñar a dormir al bebé sin llorar

Aunque sea difícil de creer, podemos enseñar a nuestro bebé a dormir tranquilamente en esos momentos en los que no consigue conciliar el sueño por sí solo.

Existen varios trucos muy eficaces para ayudar a tu bebé a pasar de un ciclo de sueño a otro, y a dormir cuando sea la hora de hacerlo. Sin embargo, debes saber que estos trucos y consejos no funcionarán de la noche a la mañana, pero pueden lograrse.

Comienza estableciendo una rutina de sueño/vigilia

Muchos bebés quieren dormir, pero no hacerlo solos. Es por ello que al principio nos costará un poco, pero es importante comenzar a aplicar una rutina para que el bebé la asocie con que es la hora de dormir.

Todos los seres humanos contamos con nuestras propias señales o condicionantes a la hora de ir a la cama, como por ejemplo, apagar la luz, cerrar las cortinas de las ventanas, dormir en una determinada postura, etc. Pues bien, asimismo debemos enseñarle a nuestro bebé algunas señales que le permitan asociarlo con su horario para dormir. Aquí te dejamos algunos puntos importantes.

1.      Enseña a tu bebé a distinguir el día de la noche

Antes de enseñarle a tu bebé una rutina de sueño, es importante que sepan cómo diferenciar el día de la noche, especialmente si ya tienen algunos meses de vida, pues en esta etapa su sistema nervioso está mucho más desarrollado y le permite establecer diferencias.

Para lograr esto, nos interesará mantener a nuestro bebé en constante actividad sin dejar que duerma por mucho tiempo durante el día, además, juega mucho con él, y aumenta su distracción con juguetes y otros accesorios.

2.      Establece una rutina preliminar a la hora de dormir

Existen buenas prácticas de estimular a tu bebé antes de dormir: puedes darle un baño con agua tibia, cantarle algunas canciones o nanas para dormir, poner música relajante, darle algunos mimos, entre otros.

Procura acostarlo en su cuna cuando esté somnoliento, con la finalidad de que relacione su cuna con el horario de dormir, especialmente durante la noche. No olvides dormirlo en la posición más favorecedora y menos peligrosa de todas: boca arriba o sobre su espalda. No dejes que duerma boca abajo.

3.      No te alejes de su cuna hasta que esté dormido

Los bebés suelen llorar un poco antes de quedarse dormidos, y no hay que preocuparnos por ello, ya que es algo totalmente natural. Para ayudarlos a terminar de dormirse, bastará con que le demos unas palmaditas suaves y susurrarle ligeramente para que se sienta protegido.

4.      Si se despierta nuevamente no acudas inmediatamente

Si tu bebé se despierta y llora por un periodo considerable, entonces es momento de que te acerques a ver qué está sucediendo, y saber qué necesita. Generalmente, los pequeños lloran un poco y se mueven dentro de sus cunas, pero estar allí a su lado solo lo distraerá y le impedirá retomar el sueño rápidamente.

En tal caso, no enciendas la luz, y acércate con cautela hablando con voz muy baja, de manera que no sienta distracciones y retome su sueño tranquilamente. Bastará nuevamente con darle unos toquecitos ligeros para que vuelva a dormirse.

Evita que tu bebé asocie el sueño con chupar o comer

Si tu bebé tiene hambre o le des algo que pueda chupar para conciliar el sueño, entonces siempre te pedirá que lo ayudes a quedarse dormido durante la noche. Entonces, tu próximo paso será romper esa asociación entre chupar y quedarse dormido.

Por lo general, a los bebés les resulta más fácil dormirse si comienzas meciéndolos. Pero es una asociación para dormir más fácil de romper que el hecho de chupar algo antes de dormirse.

Te recomendamos alimentar a tu bebé cuando se despierta por primera vez después del sueño, y otra vez un poco más tarde si está despierto y todavía tiene hambre. Pero cuando solo tiene sueño, procura caminar o mecerlo en lugar de alimentarlo. De esa manera, comenzará a aprender a quedarse dormido sin chupar o comer.

Por último, te aconsejamos un buen truco para que tu pequeño se relaje antes de dormir y sienta que estás junto a él: acuéstalo sobre una manta que tenga tu olor. Ya sabemos que los bebés tienen un sentido del olfato bastante desarrollado, por lo que será de mucha utilidad que lo duermas sobre una manta con la que tú hayas dormido recientemente.

No Comments

Post A Comment