Como cambiar de pañales a tu bebe

Cómo cambiar los pañales de tu bebé

Si nunca antes has cambiado el pañal de un bebé, puede que tu primer intento resulte algo lioso. Esto suele pasar con los padres primerizos, quienes no han cambiado un pañal ni a sus hermanos pequeños. Tranquila, no se nace aprendido, por ello a continuación te contamos todo lo que necesitas para saber cómo cambiar los pañales a un bebé de forma fácil y sencilla.

Cambiar el pañal es cuestión de práctica

Antes de cambiar el pañal al bebé, nuestra preocupación principal es no marchar nada y no dejarlo todo echo un desastre. No obstante, te adelantamos que con la práctica se convierte en un hábito tan sencillo y rutinario como alimentar a tu bebé. Todo es cuestión de ir adquiriendo experiencia.

¿Cuántos pañales cambiamos por día?

Generalmente, los bebés suelen necesitar cambio de pañal unas 6 a 10 veces al día, lo que en total nos da una suma de hasta 3000 pañales en su primer año de vida. Una cifra bastante alta, ¿verdad?

Sin duda, con el paso del tiempo acabas acostumbrándote a cambiar pañales, aunque seas madre o padre primerizo.

Es normal que recibas alguna salpicadura o derrame si tu bebé es niño, o que te confundas y coloques el pañal al revés o no coloques bien los cierres. Date tiempo.

Pañal ecológico o convencional: ¿se cambian igual?

Cambiar los pañales de tu bebé es cuestión de práctica, sin embargo, antes de aprender esta labor, solemos tener algunas dudas, como por ejemplo si cada tipo de pañal posee un método diferente para cambiarse.

La respuesta es que, sin importar el tipo de pañal, el truco para cambiarlo es el mismo para todos. Lo único que notarás es que a medida que vayas adquiriendo mayor experiencia, desarrollarás tu propio método para cambiar el pañal de tu bebé, y por ende, se convertirá en algo supersencillo.

¿Qué necesitas para cambiar el pañal de tu bebé?

Ahora vamos a lo más importante. Antes de empezar a cambiar el pañal de tu pequeño, es esencial que tengas a mano todos los accesorios necesarios, así como hacer los preparativos y tomar las precauciones necesarias para proteger a tu bebé de infecciones.

Lugar e higiene antes de empezar

Lávate las manos con jabón, aunque pienses que están limpias, las bacterias no se ven a simple vista y seguramente hayas tocado decenas de coas de las que ni te acuerdas.

Lo primordial, es que te asegures de cambiar a tu bebé en lugar limpio y seco. La mayoría de los padres lo hace sobre la cama, el sofá o un cambiador sobre el suelo por ser el lugar más cómodo para el bebé. Sin embargo, si usas la cama o el sofá deberás colocar a tu bebé sobre una toalla igualmente limpia y seca o también una manta para bebés.

Es importante que tanto toallas como cambiadores, utilices específicos de bebés. Estos están fabricados con telas pensadas para el bebé y han pasado por controles dermatológicos que garantizan su uso.

Productos esenciales cuando vas a cambiar el pañal

  • Pañales desechables del tamaño adecuado para tu bebé.
  • Una bolsita de plástico para desechar el pañal sucio.
  • Toallitas húmedas si decides limpiarlo con ellas.
  • Agua tibia y algodón para recién nacidos, si tu bebé aún está dentro de sus primeras semanas de vida.
  • Crema especial para las erupciones causadas por los pañales.
  • Loción, esto es opcional.
  • Puede ser útil tener un cambio de ropa en caso de que se manche. Lo mejor es llevar varios cambios para evitar sorpresas, sobre todo al principio cuando no sabemos muy bien cómo cambiar el pañal.
  • Por último, puedes llevar un calzoncillo limpio para cubrir el pañal.

Guía básica para cambiar el pañal de tu pequeño

Aunque el proceso para cambiar un pañal es el mismo para todos los tipos de pañal, incluso para los pañales de tela, esta guía está dirigida a los padres que usan pañales desechables.

Importante: no dejes ni por un segundo solo a tu bebé cuando vayas a cambiarle el pañal. No importa su edad, nunca lo dejes solo, debes tener preparado todo lo que necesitas antes de empezar. Una buena idea es que verifiques la lista anterior antes de colocar a tu bebé sobre la cama o el cambiador.

1-Pon al bebé en una superficie adecuada

Acuesta a tu bebé sobre la superficie, y retira su ropa interior. Si usas un cambiador especial, utiliza las correas de seguridad para evitar que tu bebé se mueva y te dificulte el cambio de pañal.

2-Abre el pañal usado

Despega la cinta adhesiva o las lengüetas que sujetan el pañal sucio de tu bebé y pliégalos sobre sí mismos para que no se peguen a la piel de tu pequeño, pero no retires el pañal.

3-Limpia con cuidado el culito del bebé

Puedes comenzar a limpiar al bebé con el mismo pañal, pero usando la zona de los costados que se encuentra limpia. Luego, levanta suavemente las piernas del bebé por los tobillos hacia arriba y dobla el pañal por la mitad, de manera que limpies al bebé sobre este sin manchar la toalla.

Luego, limpia con las toallitas húmedas o un paño húmedo con agua tibia la zona del pañal. Al momento de limpiarlo en esta área, hazlo siempre desde la parte delantera hacia atrás, especialmente si se trata de una niña, hay que tener especial cuidado para que las bacterias no se esparzan.

No olvides limpiar bien los pliegues de la piel de tu bebé, pues en esta zona es donde existe una mayor concentración de caca, particularmente cuando son recién nacidos y esta es líquida, además, podría ocasionarle erupciones.

Un buen consejo es colocar las toallitas y cualquier otro producto de limpieza que ya está sucia en el interior del pañal sucio para ahorrar espacio.

4-Coloca el pañal limpio con cuidado

Abre el pañal limpio y despliega la cinta adhesiva, luego retira el pañal sucio al subir nuevamente y de forma suave las piernas del bebé hacia arriba y por los tobillos. Reemplázalo con el pañal limpio, colocando el lado de la cinta adhesiva por debajo del culito del bebé.

Antes de cerrar el pañal, puedes aplicar alguna crema que tu médico te haya recomendado para las erupciones de la piel. Cierra el pañal tirando de la parte delantera hacia arriba sobre su barriga y tirando de las lengüetas.

No presiones demasiado la barriguita de tu bebé al momento del cierre del pañal, para que este no quede muy ajustado y le incomode. Si es un chico, asegúrate de que su pene esté orientado hacia bajo de manera que no se derrame la orina fuera del pañal.

Si tu bebé aún tiene el muñón umbilical, no dejes que el pañal lo cubra, de manera que no cause irritaciones en esta zona hasta que no se haya caído completamente. Algunas marcas de pañales para recién nacidos vienen con la parte delantera un poco más baja para no causar molestias en su cordón umbilical.

5-Deja todo limpio para el siguiente cambio

Enrolla el pañal usado con la ayuda de las cintas adhesivas plegándolo sobre sí mismo. Coloca el pañal en una bolsa para luego tirarlo a la basura, limpia tus manos y las de tu bebé con sus toallitas húmedas o gel antibacterias.

Por último, viste a tu bebé, y limpia la superficie o el cambiador para el siguiente cambio de pañal.

No Comments

Post A Comment