causas-del-insomnio-en-bebes

Causas del insomnio en bebés

Para muchos padres, dormir a sus bebés se convierte en una auténtica batalla. No obstante, todos sabemos lo importante que es tener un sueño placentero, pues dormir bien es sinónimo de bienestar físico y mental. Pero, ¿por qué muchas veces nos cuesta dormir a nuestro bebé? ¿Cuáles son las causas del insomnio en bebés?

Cómo saber si mi bebé sufre de insomnio

Es posible que si estás leyendo esto es porque no encuentras la respuesta que necesitas que te indique por qué a tu bebé le cuesta mantenerse dormido por largos periodos durante la noche. Ante esta situación, no sabemos qué hacer y podemos agobiarnos un poco.

Pero para saber qué hacer, es preciso conocer los síntomas que nos indiquen que nuestro bebé sufre de algo más que un simple deseo de jugar o de recibir un poco de mimos y cariños. Una de las causas de que nuestro bebé no consiga dormir bien por días, es el insomnio.

Síntomas del insomnio infantil

No siempre es tarea sencilla averiguar por qué los niños pequeños manifiestan problemas de insomnio. Generalmente, los pediatras no suelen diagnosticar los orígenes del insomnio en bebés, por lo que esta tarea estará dirigida a los padres en primer lugar.

Pero no te preocupes, a continuación, te contaremos cuáles son los síntomas más comunes que te permitirán comprobar si tu bebé padece de insomnio, y qué hacer para atajar este problema desde la raíz.

Los síntomas comunes del insomnio incluyen los siguientes:

  • Despertar antes de lo deseado y frecuentemente (más de 3 veces por la noche).
  • Rechazo a la hora de dormir.
  • No duerme bien durante varios días, especialmente en noches seguidas.
  • Mal humor, llanto constante, ansiedad.
  • Somnolencia durante el día.
  • Necesita dormir con ayuda.
  • Se despierta ante el más mínimo ruido.

Problemas de insomnio en niños, ¿qué dicen los expertos?

Afortunadamente, no estás solo en este problema, ya que según los datos reunidos por la Fundación Nacional del Sueño en el año 2005, más de dos tercios de los pequeños sufren problemas de sueño frecuentemente.

Ahora bien, el insomnio en los niños puede comenzar en cualquier momento, incluso desde que son muy pequeños, y en algunos casos puede convertirse en un problema a largo plazo. No obstante, según los especialistas, cuando un niño sufre de insomnio después de los 5 años, es posible que lo padezca por el resto de su vida.

¿Cuáles son las causas del insomnio en bebés?

Por lo general, los bebés suelen despertarse por motivos absurdamente normales y predecibles, como un pañal mojado, por hambre, deseo de atención, calor o frío, entre otros.

Lo que no es común es que tu bebé se despierte constantemente después de sus 6 meses de edad, pues lo esperado es que sus patrones de sueño sean más prolongados que antes en esta etapa. Así pues, entre algunos de los posibles síntomas que impiden dormir bien a tu bebé tenemos:

Alergia a algunos alimentos

Quizás el causante de que tu bebé no pueda conciliar el sueño, es que uno de los alimentos que consume regularme le está afectando en su organismo. Una buena idea es verificar si la leche que toma a diario no le causa malestar, o incluso si es alérgico a ella.

El crecimiento de sus dientes

El dolor persistente de los dientes al salir en sus encías puede ser el gran detonante que impide que un bebé duerma. Lo normal es pedir a tu médico que te recete algún medicamento que calme el dolor antes de dormir a tu bebé, con la finalidad de que esta molestia no interrumpa su sueño nocturno.

Problemas respiratorios

Según algunos estudios, la obstrucción de las vías respiratorias incluye obstrucción nasal, sinusitis o fiebre del heno.

El asma, la bronquitis o la neumonía podrían estar causando el insomnio de tu hijo. Probablemente encontrar tratamiento para estos síntomas también tratará el insomnio.

Deficiencia de vitaminas

La causa de la vigilia de tu bebé puede ser tan simple como la falta de ciertos nutrientes. Si tu niño es demasiado pequeño para tomar suplementos orales, puedes usar un gel o aceite de magnesio que se absorba a través de la piel.

Enfermedades comunes como un resfriado

Los resfriados, además de provocar tos y estornudos, pueden ser los causantes de que el bebé no pueda cerrar sus ojos y se duerma. Un simple constipado puede hacer que los niños se despierten más a menudo por la noche, así como a la hora de la siesta.

Cómo enseñar a dormir a un bebé. Consejos básicos

Lo primero que tenemos que hacer es evitar en lo posible alterar los horarios de sueño de los pequeños, por lo tanto, mantener un horario de descanso nocturno es vital para que nuestro bebé vaya adoptando un ciclo regular. Lo mismo que la hora de la siesta.

Por otro lado, intenta repetir siempre que puedas patrones que le permiten al bebé asociar ciertas actividades a la hora de irse a dormir. Una buena actividad a implementar puede ser cantarle una nana, ponerle música relajante con luz tenue, o mecerlo en tus brazos antes de dormir.

Por último, si llega a despertarse al cabo de poco tiempo después de dejarlo en su cuna, te recomendamos no acudir a su llamada al instante, sino esperar al menos dos minutos.

En caso de que continúe llorando, dale unos ligeros masajes y susurra suavemente, intenta no hacer ruido y no encender la luz mientras te acercas y te pones a su lado. No olvides acostarlo boca arriba y no boca abajo, pues es peligroso para el bebé.

No Comments

Post A Comment